Algunos hablan de robo; otros dice que se trata de vandalismo. Lo concreto es que los bancos de madera del parque 9 de Julio están destruidos. El principal pulmón verde de la capital sufre daños y robos constantes. En las redes sociales se leen algunas quejas por el estado en el que se encuentra el parque.

La anterior gestión municipal advertía que las acciones destructivas contra la propiedad pública son tantas que “escapan a los ojos”. El robo de medidores y cables del alumbrado público, el vandalismo en contenedores de basura y paradas de colectivos, la destrucción de esculturas en parques y plazas, sumado a los grafitis en los bancos, son elementos que forman parte del escenario diario de Tucumán.

Bancos rotos en estado de abandono. FOTOS: ROBERTO ESPINOSA