Política

Carlos Cisneros: su pelea con EDET y su trabajo desde las sombras

Carlos Cisneros suele ser el que está detrás de escena, apoyando y defenestrando a través de sus interlocutores, pero nunca asumiendo el control total, para no ser el padre de la derrota, algo que odia. Tanto le gusta estar desde «las sombras» que rechazó la posibilidad de ser el Vice de Osvaldo Jaldo, luego de la renuncia de Juan Manzur.

Es el vicepresidente segundo del club San Martín de Tucumán, pero al estilo de Juan Román Riquelme, desde atrás es el que define todo. Y lo que dice, es lo que se hace. Es el que impuso la candidatura de Rossana Chahla a la Intendencia de la Capital, a pesar de que Manzur quería que sea Carolina Vargas Aignasse. Las buenas migas con Chahla en la Cámara de Diputados hicieron que él la convenza de algo que ni ella quería.

A pesar de que no le gustan las derrotas se viene acostumbrando a ellas, por su amigo José «Pío» Jiménez, a quien intentó poner como Rector de la Universidad Nacional de Tucumán, en las elecciones de 2022, pero que terminaron quedando en manos del oficialismo universitario. Ya más cerca en el tiempo, el pasado miércoles, Jiménez fue vapuleado en las elecciones del Colegio de Graduados en Ciencias Económicas (CGCET), donde se renovaban ocho consejeros: la lista Blanca del CGCET, que viene desde hace muchos años, se quedó con siete consejeros, mientras que la lista Bordó de «Pío» consiguió solo uno, a pesar de todo el aparato Cisnerista. En el caso de que Chahla gane, buscarán acomodar a Jiménez en algún cargo o en el gabinete de Jaldo.

La pelea con EDET

La Empresa de Distribución de Energía Eléctrica de Tucumán (EDET), presta el servicio en la provincia desde 1995 y, desde 1995, que presta un servicio deficiente con una tarifa cara. Por eso resulta extraño el momento o los años que tuvieron que pasar para que los funcionarios se dieron cuenta de que había que revisar su contrato. Incluso en 2006, muchos de los que hoy están en el gobierno, avalaron la renegociación del contrato y están de acuerdo siempre, cada año, en la readecuación de la tarifa.

El avance de Cisneros contra EDET comenzó a fines del 2022, cuando intentó presentar un amparo colectivo y la Justicia no le permitió avanzar: el 15 de diciembre la jueza María Felicitas Masaguer, de la Cámara en lo Contencioso Administrativo (Sala II), se declaró incompetente para entender en el recurso. En el medio Cisneros cargó contra la jueza y además se peleó con el Colegio de Abogados por el asesoramiento gratuito que llevaba adelante desde la Bancaria. Cisneros se peleó con Rodolfo Gilli, presidente del Colegio de Abogados. Consecuencia: hoy el Colegio de encuentra partido por la pelea de Gilli con su vice, a quien Cisneros apoya.

¿Estatizar?

«Sólo ganaron tiempo, chau EDET, violaron nuestra confianza», señalan los escritos que se ven en todas las calles de Tucumán. Cisneros apunta a que luego de las elecciones tiene que haber un cambio en relación al suministro eléctrico de la provincia: “Hay que replantear la relación de EDET y la Provincia de Tucumán y si se tiene que ir que se vaya. No estoy hablando de estatizar, tiene que haber una empresa con servicio eficiente por las tarifas que cobran”. “El problema de los cortes de luz los padecen todos los tucumanos”, dijo.

A pesar de negarlo, por la cabeza de Cisneros sí pasa la estatización, un negocio millonario para manejar, como la Caja Popular, un organismo estatal que la Bancaria controla.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X